Salte la navegación

Category Archives: poemas y canciones


.

Camina por inercia
mezclado en un cortejo de cuerpos desnudos
y desea oír el canto de las sirenas
descifrando pentagramas

le mira el aire desde una nube de hielo
que emerge de la estrella que madruga los viernes
atrayendo las mareas hasta su sexo

.
AUTE
.

Anuncios

.
La libertad es un oscuro vacìo
en el árbol genealógico de lo conveniente
desterrada en el linaje de la realidad
accidental graffiti
en el margen del libro apócrifo de la inteligencia
deambula por el tiempo
sin compartir siquiera la voz
con la legalidad del diccionario


negada por los errabundos de la verdad
es cómplice de la marginación
en el amputado aprendizaje de la sociedad

su silla permanece vacía
en el sótano olvidado de la razón
fortalecida por las caricias
que inventa con el roce del viento
aliada del silencio
en la puerta cerrada a la vida
cadena perpetua para el amor imaginado
cristal transparente que usurpa
la función inútil del espejo

pero mientras su sombra exista
anidará la ansiedad en los canallas


.

JAVIER KRAHE

.
.


.

Antes de conocerte
tú ya eras
sentimiento y mística
forjada en el conocimiento hinduísta

sinfonía de cisne avanzando
por el lago de un sueño

al conocerte
me abriste a las emociones
tu más escondida e íntima puerta
privilegio de acceso a tu alma
que en mi torpeza
no encuentro


.
LOS SECRETOS, ENRIQUE URQUIJO: AGÁRRATE A MI MARÍA

.


.




Ella
indagará tu hoguera
ocultándose
sin pedir nada
y te amará
para no morirse
mientras dure

lee sus labios
cuando no te hable
y no preguntes
sólo agradece
la suerte no buscada
sin mentirla

sentirás el deseo
precipitadamente
desnudando erizos
con agonías de sexo
o amarrado al galope
de los zarpazos

no te impacientes
cuando la luna
le traiga lágrimas
sin proponérselo
y mira su boca
fósforo enrojecido
que se ilumina
cuando sonríe





.

.
JOAN MANUEL SERRAT: MEDITERRÁNEO


.

He entornado los ojos
y me sorprende el frío
respirando en voz baja

 

en este preciso instante

una mujer de cara pálida

piensa en mí con amargura

 

 

 

 

 

 

.
JORGE CAFUNE : ZAMBA DE MI ESPERANZA
 

 




Nunca sabremos qué hubiera ocurrido
si hubiésemos cambiado de ciudad
sin habernos desnudado

aunque agradezco
las fresas que me ofreciste
con sabor a amargura
y que fuera un domingo por la tarde
cuando tus ojos
me regalaron ese momento irrepetible
perdonando mi engaño

.

.


LEONARD COHEN