Skip navigation

XXX

TRAVESTIDO

En el ceremonial íntimo del solitario
las lágrimas se confunden con la cobardía
es un proscrito por la realidad de lo distinto
maquillaje que juzga la sociedad
de irreverente

ya en la calle cruza la frontera
misántropo en sus sentimientos de mujer
y la noche le sorprende
saldando su deuda con la naturaleza

allí donde nadie conoce su secreto
le han visto del brazo del mendigo
sufriendo por amor
en la prisa de las horas
mordiéndose el deseo
en la esquina del coraje
aprendiendo a convivir
en los sueños con las brasas

hoy se siente el protagonista de su vida
encerrada en el baúl de la infancia tantos años
y en la acera del placer prohibido
comparte con las putas
la desgarrada melodía de un blues
que estalla en el silencio
de un destino encadenado
a la ambigüedad maldita de su sexo

XXXI

A veces me despierto angustiado
con el temor de que el sol no aparezca
y la noche perpetua me devuelva
al origen del universo
cuando según nos han enseñado
no existía el ser humano

solo me consuela pensar
que aún no se habrían inventado
las armas ni las guerras

XXXII

Hay lugares en los que siento
el deseo de disfrazarme
caminar entre los enemigos
la apariencia que me piden
con el camuflaje
que desahucia a la sinceridad

creí haber desterrado los fingimientos
y que no viviría más
la ocasión aborrecible de parecer
borrando de mi rostro
la mueca indolora del adúltero

XXXIII

No puedo convencer a quien no me conoce
aunque debo estar agradecido
de saber aparentar en momentos puntuales
y reservarme mi verdad
sin desnudar los pensamientos
con el siempre fugaz e inconsistente
resplandor de los axiomas

XXXIV

Quiero resucitar tu desnudo prenatal
en la espuma de un mar extraño
abrazado a las mareas para no lastimarte

y las olas me niegan el pasado
borrando tus pisadas de todas las orillas

XXXV

Quiso quedarse a solas con sus miedos
exclaustrado de la realidad
y como era un hombre
la sociedad le afeó la conducta

¿que hará desde ahora con las lágrimas?

es posible que finja
la euforia pasajera de los héroes
consciente de que su propia vida
ha concluido

XXXVI

Es inútil que indague en tus ojos
el amor oxidado en las lágrimas
mientras bebo el vinagre de un beso

no debemos prolongar el naufragio
o disimular un paisaje de vientos
para plantar en el yeso las raíces

XXXVII

Nunca podré sembrar un millón
de árboles en las nubes
que proyecten su sombra
en los caminos de la lluvia
pero puedo recorrer las ciudades destruidas
contemplando las vidas que se apagan
en la tierra de nadie

el universo es ajeno
al ir y venir de las catástrofes
y sólo en la oscuridad se escucha
al silencio cuando habla

XXXVIII

Nunca sabremos qué hubiera ocurrido
si hubiésemos cambiado de ciudad
sin habernos desnudado

aunque agradezco
las fresas que me ofreciste
con sabor a amargura
y que fuera un domingo por la tarde
cuando tus ojos
me regalaron ese momento irrepetible
perdonando mi engaño

XXXIX

Aquel hombre prefirió desandar el camino
regresar de los remordimientos
para cruzarse contigo en la calle
sin esperar a después de la muerte

y sentirse otra vez forastero en tu vida
pero negándose la posibilidad
de traicionar a sus convicciones

XL

Me han hablado hoy de ti
de tu arraigo en el pueblo de Asturias
donde conocimos
a aquellos ancianos pescadores

siento haber olvidado
por primera vez tu cumpleaños
al mirar las rosas
que se estropearon sin cortártelas
o aquel viaje que planeamos
a la casa del lago
cuando deseábamos
que nos quedaran todos los inviernos

XLI

El verso es ahora totalmente libre
asimétrico
in ortográfico
lo puedes escribir
en una servilleta de papel
o en el espacio que desocupa
el anuncio de Coca-Cola
en una revista

hay quien saca las letras de las palabras
con las comas y puntos
las guarda
para dibujar alas

XLII

A la multitud no le concierne
el lugar de mi nacimiento
y me tomarían por loco
si les gritara mis problemas
me asomo con curiosidad a la ventana
para asegurarme que todo es pasividad
e indiferencia
como lo era ayer
y lo será mientras no admitan
que aún les puede brotar
una nueva voz de sus cenizas

llega tarde a su cita
la rebeldía con la conciencia
y puede ser que no se produzca nunca
el instante culminante
el momento irrepetible
en que se muestre en toda su magnitud el valor
o la frágil desnudez
que se burla de lo establecido

no hay otra realidad
cuando permitimos que la corriente nos arrastre
hasta el tramo final de la existencia
en el que están prohibidos todos los antídotos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: