Skip navigation

.

Fue como un descuido,
estuve en los brazos de una diosa
rodeado de pureza
cuando yo odio las parábolas,
y humedecí los labios con el vino
mientras le dibujaba caricias
encendiendo los deseos

lo juzgué una visión,
un brindis temerario al placer con disonancias
y arrodillarse ante la sed,
un hola y un adiós a su desnudo
a un cuerpo sin pasión
en un paréntesis de ausencia

volví al sueño derrotado,
con necesidad de amar para sentirme hombre
mientras la diosa me imploraba

espera, no te duermas

.
ENRIQUE URQUIJO: QUIERO BEBER HASTA PERDER EL CONTROL


.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: